Tarta de chocolate y nata, el postre que enamora a los niños

Tarta de chocolate y nata, el postre que enamora a los niños

21 febrero, 2021 paco 0

Si buscas una tarta rica y que guste a la mayor parte de los niños para un cumpleaños, te ofrecemos una receta sencilla y que siempre triunfa: la tarta de chocolate y nata. Uno de los mejores postres con nata y que pese a ser un clásico de siempre, continúa triunfando en las mejores celebraciones. Y no solo entre los niños, lo cierto es que esta tarta enamora también a los adultos.

Puedes elegir diferentes preparaciones. Si en tu casa son golosos, pero moderadamente, nuestro consejo es realizar la tarta de chocolate con bizcocho. Evidentemente, puedes comprar uno de esos bizcochos que ya vienen cortados en varias capas para usar como base de tartas, pero si tienes tiempo, lo mejor es un bizcocho casero. Puedes realizarlo con la típica receta de bizcocho de yogur que encontrarás en cualquier página de Internet.

El bizcocho debe de emborracharse con un almíbar que tendrás preparado previamente. En un cazo pon a calentar un vaso de agua con el doble de cantidad de azúcar y un poco de vainilla. A fuego lento revuelve sin parar hasta que todo el azúcar se disuelva y poco a poco vaya cogiendo espesor. Puede ser necesario añadir más azúcar hasta que veas que es como un jarabe denso.

Con el bizcocho y el almíbar ya fríos cortas en dos el bizcocho y colocas la parte de abajo sobre una bandeja. Le añades la mitad del almíbar extendiendo bien por todo. Monta nata azucarada para postres y pon una capa gruesa antes de colocar la tapa del bizcocho que también tendrás que emborrachar.

Trocea dos tabletas de chocolate para cobertura y ponlas en un cuenco con un buen trozo de mantequilla (le dará mucho brillo). Ponlas en el microondas y calienta durante un minuto. Revuelve bien con una espátula y, si no se ha disuelto todo el chocolate, deja que caliente veinte segundos más. Vuelves a revolver y repite la operación hasta que todo el chocolate se disuelva. Cuidado de no quemarlo.

Recubre toda la tarta con ayuda de una espátula. Al estar espeso, el chocolate de cobertura es bastante fácil de repartir. Una vez que acabes mete la tarta en la nevera para que enfríe y la cobertura se endurezca de nuevo. Antes de servirla, decórala con flores de nata montada y cerezas confitadas para que quede bonita y no olvides que, si es una tarta de cumpleaños, debe de llevar sus velas.